Entrega de dispositivos adaptados

En el marco de las cátedras Diseño I y Diseño II, veinticinco (25) estudiantes del último año de la carrera Ingeniería Industrial de la Facultad de Ingeniería (FI) de la Universidad Nacional de Jujuy (UNJu) trabajaron en la fabricación de dispositivos diseñados de manera personalizada para niños de la Asociación de Protección al Paralítico Cerebral (APPACE). Dichos Trabajos se realizaron gracias a un Convenio de Cooperación Académica suscrito desde hace tres años entre la Asociación de Protección al Paralítico Cerebral (APPACE) y la Facultad de Ingeniería (FI) de la UNJu.

Entre las Docentes de las cátedras Diseño I y II, Arq. Cecilia Kruzcynski explicó que “el proyecto comenzó con la intención como Cátedra de insertarnos en el medio y poder trabajar desde el Diseño Industrial dando un aporte a la sociedad, es decir, trabajar con una necesidad específica donde el alumno pueda aplicar todos los conocimientos que ya viene adquiriendo a lo largo de su carrera porque es una materia electiva de quinto año”, y agregó que buscan “que el alumno trate de ocupar todos sus conocimientos en esta materia, desde investigar la necesidad, hacer un presupuesto, evaluar un plan de trabajo, organizarse en el tiempo, proponer las actividades hasta diseñar el envoltorio para entregarlos a estos niños de APPACE, con quiénes estamos trabajando y son los que requieren de nosotros”, indicó. A la vez, hizo saber que la propuesta con los estudiantes consistió en “asignar a uno a tres niños por grupos para que diseñen un dispositivo en base a la necesidad de cada chico puntual, y lo que se espera es que ese dispositivo a pesar de que sea diseñado particularmente para un niño sea lo más industrializado posible”. Así también, la Arq. Kruzcynski dijo “se fabricaron los dispositivos con distintas tecnologías, la mayoría de los objetos que estamos entregando en APPACE son dispositivos impresos fabricados mediante impresión 3D que es un medio que nos provee la Facultad de Ingeniería para llevar a cabo la impresión de los mismos”. Cabe destacar, que se entregaron dispositivos construidos en 2018 y 2019.

Por otro lado, se refirió a la fabricación de varios de los dispositivos “APPACE nos abrió las puertas para poder trabajar, y la idea fue que todas estas cosas diseñadas para estos niños no queden en una simple maqueta sino que se las pueda fabricar y que pueda ser de uso a alguien, porque nuestra materia antes tenía otro planteo que terminaban siendo utópicas y no se concretaban por cuestiones económicas, pero hoy como tenemos la impresora 3D, tratamos de abarcar y de aprovechar ese medio que a nosotros nos brinda la Facultad para fabricar algo con esa tecnología”. En esa línea, destacó que el objetivo de la vinculación interinstitucional es “rescatar de esta experiencia el compromiso y el cultivo de valores que se les transmite a los alumnos que dentro de poco se van a encontrar en su vida profesional, así que más allá del conocimiento tratamos de cultivar eso, el compromiso con la necesidad de la sociedad y por el medio”; e hizo saber que “con esta experiencia que viven los chicos propiamente es tan enriquecedora que cada año tenemos más inscriptos en la materia, que es optativa en 5to año de Ingeniería Industrial, y eso nos llena para seguir trabajando, seguir buscando nuevas opciones con nuevas expectativa, y muchas ganas de seguir con este proyecto de ayudar a alguien con nuestro aporte del Diseño Industrial”.

Desde Asociación de Protección al Paralítico Cerebral (APPACE), la Lic. María José Fascio quien es directora del Centro Educativo Terapeutico, subrayó los resultados del Convenio de Cooperación Académica que beneficia la calidad de vida de los niños que asisten a la Institución. Y en ese sentido, la Lic. en Terapia Ocupacional Laura Rivera quien trabajó con los estudiantes de la Facultad en el proceso, explicó que el proyecto consistió en “poder hacer una facilitación a los chicos porque tenemos personas con mucha dependencia que por la dificultad motora tienen dificultades en realizar acciones diarias o cotidianas, entonces la idea fue que desde la Facultad se ayude a los chicos para que participen sin la necesidad de la asistencia total y para nosotros es muy rico que ustedes nos brinden estas adaptaciones sobre todo por la tecnología que utilizan a la cual nosotros no podemos alcanzar ya que nosotros trabajamos con muchas cosas artesanales y recicladas que nos llevan mucho tiempo elaborar entonces al facilitarnos estas cosas, nosotros podemos ir directamente al entrenamiento de la habilidad del chico para ese dispositivo”, precisó. Así también dijo que “lo más importante es poder hacer el entrenamiento de estos elementos que nos brindaron para que los chicos logren esa funcionalidad que están buscando. Y destacó que “los colores y materiales de los dispositivos hacen que los chicos quieran ese elemento, que logren participar más en sus actividades, así que esto es una facilitación para su vida y su calidad de vida”, indicó.

Entre los estudiantes que produjeron los dispositivos, Érica y Tatiana compartieron que construyeron “una silla adaptable postural para la comodidad de Zaira (una de las niñas de la institución) que está enfocada en la integración de la mesa donde trabaja, se desarrolla y juega porque el problema era que en sus sillas habituales se les dificultaba a las chicos trabajar cómodamente y eso tuvo su fruto y pudimos entregarla al Centro”. En tanto, Florencia y Gabriel realizaron un Pictograma Parlante con audio y luz “que al presionarlo se escucha el audio y se enciende la luz de las diferentes acciones que realizan los chicos habitualmente, y nos tocó entregarles a Isabella y Leandro pero creemos que va a ser útil para varios chicos del Centro para que los ayude a comunicarse y a ser un poquito más independientes”, explicaron.

Sobre la experiencia vivida estudiantes a punto de egresar, Érica expresó “es muy enriquecedor porque podés aplicar una herramienta directamente a la sociedad, podes dar una ayuda, ves lo lindo de poder trabajar en red desde la Universidad, te vuelve más sensible, ayuda a tener otra mirada acerca de tu profesión y el servicio a la comunidad”. Tatiana dijo que lo “más valorable que me llevo fue venir a conocer a los chicos, y el hecho de conocerlos te ayuda un montón como persona de lo que te llevás de aquí, y espero algún día quizás pueda ayudar de otra manera porque ya uno conociendo al personal tiene ese contacto, te hace tener otra mirada de la vida que a veces uno no vive y no conoce”. Por su parte, Florencia expresó es “la primera experiencia que tuvimos de ayudar a otro y esa es nuestra tarea como Ingenieros Industriales, entonces conocer a los chicos y ver sus necesidades, tratar de ayudarlos y tratar de mejorar su calidad de vida, fue lo mejor que me llevo y verlos felices es lo más”. Por último, para Gabriel fue una “hermosa experiencia de poder ayudar a otras personas y eso es el puntapié personalmente para seguir trabajando y poder hacer un buen servicio a la comunidad, eso es lo que más me llevo”, compartió.

Así también, en la oportunidad el Coordinador de Vinculación Tecnológica de la UNJu, Ing. Marcelo Janin, ex director de la carrera Ingeniería Industrial de la Facultad de Ingeniería, destacó el Trabajo realizado por parte de los estudiantes en el marco de dichas Cátedras recordando que “hace tres años, cuando era director de la carrera, conversamos con los Docentes y Autoridades sobre la factibilidad de este Proyecto y a todos nos pareció correcto y que aportaba mucho a los Alumnos, a la Universidad y a la sociedad”, puntualizó.

Acompañaron la entrega de los dispositivos, la secretaria de Ciencia, Técnica y Estudios Regionales (SeCTER) de la Universidad Nacional de Jujuy (UNJu), Mg. Sandra Giunta; el Decano la Facultad de Ingeniería (FI) de la Universidad Nacional de Jujuy (UNJu), Mg. Ing. Gustavo Lores; el Coordinador de Vinculación Tecnológica de la UNJu, Ing. Marcelo Janin; el director de la carrera Ingeniería Industrial de la Facultad de Ingeniería, Ing. César Barreto, y docentes de la cátedras Diseño I y II: Graciela Kruzcynski, Juan Boscariol, Cecilia Kruzcynski y Adriana Correa Berbel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *